El muro suena como piano

Tocan el piano al otro lado de este muro
(También podrían tocarlo al otro lado de la luna)
o suena el muro.
Junto a su flor de pluma, y sus molduras
extraños peregrinos lo miran con sorpresa
en las paredes deste cementerio.
Su tiempo está en el centro
pues al otro lado deste muro
los días son confusos
Este muro que yo sueño
que no es cierto
tiene muchos pianos
y otros muebles cruzando mis costados,
Hay pasos sin sus caminantes
y vientos que desfilan con sus tapas negras
Y hasta el otro lado deste muro
son portazos de la lejanía.
El que se clava en mi costado
es un muro en blanco y negro
pero el muro puro
es blanco muro
y por lo tanto, no es el muro, es acantilado.
Estoy cómodamente instalado en un rincón
al otro lado de este muro que no es posible
leyendo el piano triste.
Yo persisto mudo en el felpudo
con los brazos cruzados y amarrados
y escuchando el piano que no existe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada